Sistema de gestión para la transformación digital eficaz y cibersegura

El progreso no es posible sin el cambio.

Sistemas de gestión para la transformación digital

Por razones de privacidad YouTube necesita tu permiso para cargarse.

I Accept

La pandemia nos está situando en un escenario 100 % digital y la tecnología favorece que la empresa se transforme digitalmente a toda velocidad.

Comercio electrónico, teletrabajo, hiperconectividad, generación de oportunidad de nuevos modelos de negocio y adaptación a nuevos mercados son algunos de los cambios de la ágil transformación digital causada por el coronavirus.

En muchas ocasiones, esto está sucediendo sin que tengamos una estrategia clara que contemple los riesgos y las oportunidades de las inversiones que realizamos en tecnología.

Dentro de esa transformación digital, necesaria en todos los sectores, encontramos la ciberseguridad como uno de los principales pilares en los que debe asentarse el nuevo ecosistema empresarial, porque han surgido también nuevas amenazas para las que las empresas no estaban preparadas.

Sin una estrategia consistente en seguridad y planificación adecuada a nuestros objetivos de negocio, no será posible hacer frente a la necesaria transformación digital de forma eficaz y cibersegura.

Seguro que todos hemos oído hablar de transformación digital y de empresa 4.0. A la mayor parte de los empresarios estos términos les produce temor.

La sensación de que es un reto casi inalcanzable porque involucra diversas tecnologías que, quizás, no veamos hoy en día en nuestros procesos de negocio.

Sin embargo, sin darnos cuenta estamos ya en gran parte transformados digitalmente, y en gran medida somos empresas 4.0, solo que habitualmente no contamos con una estrategia, con una planificación ordenada de los recursos y competencias que nos ayude a valorar si vamos o no por el buen camino para ver optimizadas nuestras inversiones tecnológicas.

La transformación digital es una estrategia para obtener más beneficios gracias a la incorporación de la tecnología. Es decir, sólo si van a servir para aportar valor y beneficio al negocio.

La empresa digital es la que dispone de una gran digitalización de los procesos de negocio mediante la integración de tecnología de procesamiento de datos, software inteligente y sensores, para poder utilizar la información y predecir de forma inteligente una mayor generación de valor para el negocio.

¿Qué cambios produce?

La mayoría de las fábricas  actuales están totalmente automatizadas.  Y esto es posible gracias a los sistemas de sensores, redes de alta velocidad, robots autónomos, machine learning y big data.

Robots y coches autónomos inteligentes permiten que la automatización se integre también en otras partes de la cadena de suministro (almacenes, inventario, logística, distribución de productos).

La transformación digital requiere también cambios en las competencias de las personas: Pensemos en que para producir prácticamente cualquier cosa hoy en día se requieren equipos multidisciplinares de especialistas en casi todo (sensores, salud, entretenimiento, conducción autónoma, redes sociales, computación en la nube, tecnología verde, internet de las cosas, transporte, urbanidad, big data, ergonomistas, finanzas, analistas de datos, seguridad, reconocimiento de voz…).

La ciberseguridad y el cumplimiento normativo son un requisito. 

Cuesta muy poco tiempo perder mucho dinero.

Es esencial tener bien estructuradas las medidas técnicas de seguridad, asignar roles y responsabilidades para su ejecución y seguimiento y comunicar bien a todo el personal y partes interesadas los protocolos de actuación ante una contingencia, de tal manera que se minimice el tiempo de recuperación y respuesta ante cualquier tipo de ciberataque.

Prevención antes que reacción.

Habitualmente pensamos en las estrategias de negocio y en la ciberseguridad cuando vemos que sin ellas algo no ha funcionado.

Contar con una estrategia, una planificación que también contemple riesgos y la forma más ágil de contenerlos o minimizarlos, nos va a ayudar a no tener que reaccionar.

La innovación tecnológica debe ir siempre acompañada de innovación en el modelo de negocio e innovación en las competencias y capacidades de las personas.

No olvidemos nunca el foco de que, sea cual sea el proceso que vayamos a acometer, lo vamos a conseguir con recursos económicos y humanos.

Es fundamental potenciar la innovación en las personas desde el liderazgo de la propia dirección.

La gestión del cambio se debe abordar con formación y capacitación garantizando que la demanda de los próximos años esté cubierta.

Entendamos la transformación digital como una oportunidad, como un proceso. Un camino que no debemos recorrer a lo loco, sin información, sin planificación, sin estrategia.

Para poder apostar por ser una empresa digital debemos conocer cómo es una empresa digital. Veremos que no estamos tan alejados.

El modelo de empresa digital es aquella que:

  • Mantiene un claro enfoque al cliente, a mejorar su experiencia, a adaptarse a las nuevas tendencias y requerimientos del mercado, a acercarse a él.
  • A la personalización del producto o servicio. Y, para ambos puntos, necesitamos tener información, analizar datos en una cantidad suficiente que nos aporte seguridad en nuestras decisiones de inversión.
  • Una empresa digital sin duda mantiene un claro compromiso por incorporar innovación en todos o en la mayor parte de sus procesos. Sin innovación tecnológica, en el modelo de negocio y en las personas, no conseguimos transformarnos de forma flexible a los tiempos.
  • Sin duda, una empresa digital dispone de medios productivos conectados, como la única forma de generar y obtener la información que le permita verificar si lo está haciendo conforme a lo planificado o si debe corregir, manteniéndose en un constante proceso de mejora continua.
  • Sea cual sea la cadena de suministro, tanto si se requiere o no distribución, es decir, incluso en la prestación de un servicio, debemos tender a integrar la tecnología.
  • La empresa digital trabaja manteniendo sus recursos tecnológicos almacenados en cloud y copias de seguridad de terceros, externaliza su riesgo y permite el trabajo en movilidad, el teletrabajo ciberseguro.
  • La empresa digital necesariamente debe pensar e invertir en ciberseguridad. La pérdida de información como consecuencia de un ciberataque puede paralizar por completo la producción durante días, comprometer nuestra reputación e incluso nuestros recursos al hacernos incumplir contratos e incurrir en infracciones, actualmente sancionadas con importes muy elevados.
  • Una empresa digital mantiene una estrategia de comunicación digital en web y redes sociales, depurada, estruturada y trabajada, como un canal más de captación y atención a sus clientes, a la par que de refuerzo y consolidación de su marca.
  • Y finalmente, nada de esto sería posible si no se planifica de forma estructurada, se documenta y comunica a todo el personal y partes interesadas mediante sistemas integrados de gestión (calidad, seguridad de la información, compliance, protección de datos, digitalización, etc).

Y, sobre todo, insisto mucho en esto porque es vital. La empresa digital debe simultáneamente transformar y reinventar la cultura empresarial, haciendo hincapié en la competencia, talento y capital humano, orientado a un negocio digital sostenible, competitivo y de constante proceso de mejora

Pero, ¿por dónde empezamos?

Como en toda estrategia es necesario un análisis previo:

  • De los procesos,
  • Tecnologías integradas en los procesos
  • Enfoque de mercado
  • Productos y servicios finales a los que se pueda incorporar tecnología para obtener información
  • En las relaciones con proveedores y distribuidores
  • En la gestión del personal, del conocimiento y de la cultura organizativa
  • En la relación con el cliente y nuestra capacidad de mejorar su experiencia
  • En qué procesos podríamos hacer online
  • En qué modelos de negocio podemos explorar embarcarnos
  • En qué podemos mejorar nuestros procesos de marketing y comunicación

La clave es que la información sea interoperable.

Es decir que fluya en todas las áreas funcionales de la empresa y entre los elementos materiales y humanos. Que se integre en el ciclo de vida del producto y servicio.

Y, cuando hablamos de integración hablamos de sistemas integrados de gestión.

Los estándares UNE 060:2018 y 061:2019 guían los requisitos y criterios de evaluación de los requisitos del proceso de transformación digital .

Los estándares se desarrollan siempre desde el consenso, la eficacia y eficiencia para la empresa. Buscan garantizar la viabilidad de las inversiones, la confianza y la seguridad a clientes y proveedores.

Ambas han sido desarrolladas a petición del Ministerio de Industria, comercio y turismo de España con el doble objetivo de:

  • fomentar la digitalización eficaz
  • conceder la etiqueta de reconocimiento a las empresas comprometidas con a digitalización eficaz.

Se trata de una guía para abordar el proceso de digitalización en cualquier empresa, de cualquier tamaño y sector, que nos servirá también para promover el mismo proceso en nuestros proveedores, y para auditar internamente o como tercera parte

Desde ELECE Legal, consultora de riesgos tecnológicos, legales y de ciberseguridad, ofrecemos a las empresas el acompañamiento completo en su proceso de transformación digital, tanto de forma inicial para el diseño de la estrategia, como en su evaluación del cumplimiento de los requisitos y obtención de la etiqueta “Digital” y/o formación al personal en capacitación y competencias digitales y ciberseguridad.

Si precisas asesorarte en cómo acometer la transformación digital de tu empresa, o si precisas evaluar si estás tomando las decisiones de inversión adecuadas a tus procesos de negocio, y/o bien si precisas documentar los procesos de transformación digital de tu negocio, o una mayor capacitación de tu personal en competencias digitales y ciberseguridad, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.