El pasado 28 de junio se publicó el Anteproyecto de la nueva Ley Orgánica de Protección de Datos, cuya entrada en vigor está prevista para el próximo 25 de mayo de 2018. 

Su objetivo es adaptar la actual legislación española al Reglamento General de Protección de Datos que, si bien es de aplicación directa en nuestro país, requiere de una serie clarificaciones y de desarrollo en alguno de sus puntos que es precisamente lo que viene a hacer esta nueva ley.

En próximas entradas os iremos contando algunas de sus principales novedades, aunque podemos destacar y aplaudir que se haya aprovechado esta oportunidad para regular determinadas cuestiones sobre las que hasta ahora únicamente contábamos con jurisprudencia o doctrina administrativa, tales como el canal de denuncias  o la videovigilancia a los trabajadores.