Todas las empresas están adecuando su normativa interna al tratamiento de datos de salud de trabajadores en tiempos del Coronavirus.

A raíz de la crisis sanitaria ocasionada por el Coronavirus, las empresas han debido afrontar nuevas realidades y adaptarse a los cambios en su manera de organizarse y trabajar, respetando siempre la legalidad vigente y tratando de mantener los niveles de actividad y rentabilidad, así como la seguridad de los empleados y de la información de la que disponen.

Tratamiento de datos de salud de trabajadores en tiempos del Coronavirus

Tratamiento de datos de salud de trabajadores en tiempos del Coronavirus

Las empresas más afortunadas, tanto por la actividad que desarrollan como por el grado de adaptación e innovación tecnológica implantado en las mismas, han podido recurrir al teletrabajo para mantener su desempeño, adoptando las medidas necesarias para garantizar la seguridad de la información que manejan los trabajadores fuera de las instalaciones de la empresa.

En esta situación, todas las empresas tienen en común que, como consecuencia del Coronavirus, están debiendo adaptar de nuevo los tratamientos de datos personales de sus trabajadores, ya sea para la gestión de los ERTE’s, o para la tramitación de las bajas por enfermedad, para analizar y evaluar los riesgos de contagio en la plantilla, o para realizar previsiones de productividad, etc.

Con independencia de las medidas que decida adoptar la empresa para el control de la pandemia, desde la implantación de sistemas de reconocimiento facial con medición de la temperatura de los trabajadores, hasta la creación de una base de datos que permita controlar el nivel de afección de la enfermedad en plantilla, estaremos ante un tratamiento de datos personales de los trabajadores, que debe ajustarse a los preceptos de privacidad impuestos por el RGPD y su homóloga española la LOPDGDD.

A pesar de que cada actuación que lleven a cabo las empresas requerirá de un análisis individualizado y detallado, hay cuestiones comunes que afectan a todas las organizaciones por igual, a la hora de acometer la adecuación del tratamiento de datos de salud de los trabajadores en tiempos del Coronavirus.

Antes de adoptar las medidas correspondientes, deberá evaluarse su idoneidad para conseguir el objetivo propuesto, su necesidad en cuanto a que no hubiera otra medida menos invasiva para lograrlo, así como la proporcionalidad entre la finalidad perseguida y el medio propuesto.

De igual modo, la empresa deberá adoptar las precauciones adecuadas y específicas para proteger los intereses y derechos fundamentales del interesado, teniendo muy presente que se trata de un tratamiento de datos excepcional y temporal; por lo que los datos deberán de ser destruidos cuando se haya conseguido la finalidad propuesta, no pudiendo emplearse con otro propósito.

Este es el post introductorio de una serie en la que vamos a analizar por partes las siguientes cuestiones:

Esperamos poder orientaros en los cambios a realizar, y minimizar así los riesgos de sanciones e indemnizaciones de daños y perjuicios que pudieran irrogarse en el caso de tratar estos datos sin adecuar el tratamiento a la normativa de protección de datos.

Para cualquier duda o consulta, estamos a su disposición.

 

Jorge Martín Simó