En la jornada celebrada el pasado martes en la Cámara de Comercio de Zaragoza tuvimos la oportunidad de abordar el funcionamiento de los modelos de Compliance en las empresas desde un punto de vista de negocio, práctico, académico y judicial.

La jornada empezó de la mano de nuestra compañera Lola Vililla de Elece Legal, quien se centró en explicar cómo un programa de Compliance resulta útil para prevenir y gestionar, no sólo los riesgos penales a los que se enfrenta una empresa, sino también otro tipo de riesgos como los operacionales, de negocio o reputacionales.

Para ello expuso diversos ejemplos prácticos con los que pudimos comprobar cómo un programa Compliance hubiese podido ayudar a grandes multinacionales a solventar algunas de sus mayores crisis a nivel reputacional. Uno de los ejemplos, que ayuda a entender la necesidad de tener un programa Compliance, es el caso de la petrolífera Shell que -por la presión de Greenpeace- tuvo que cambiar su método para deshacerse de las plataformas que tenía en desuso (pasando de hundirlas en alta mar a desmontarlas en tierra firma), lo que le supuso un coste de millones de dólares y un coste reputacional imposible de cuantificar. 

La siguiente ponencia fue de la mano de Vanesa Krum de Elece Legal, que habló de cómo gestionar algunos problemas prácticos que surgen a la hora de implantar un programa de Compliance como la resistencia al cambio por parte de empleados y directivos, el miedo a la burocratización y el nombramiento del Compliance Officer. Igualmente se destacó la importancia del liderazgo y de la sensibilización como vías para alcanzar el éxito de un programa Compliance.

A continuación, D. Eladio Mateo -profesor asociado de Derecho Penal de la Universidad de Zaragoza- nos dio una visión de cuáles son delitos más comunes que son cometidos en el seno de las empresas y se centró en analizar la figura del Compliance Officer y su posible responsabilidad en relación con estos programas.

Finalmente, el juez titular del Juzgado de Instrucción nº 12 de Zaragoza D. Alfonso Tello analizó la situación actual de la empresa en el proceso penal, con especial atención en la problemática de quién debería ocupar la posición del representante legalmente designado.

Para terminar la jornada tuvo lugar una mesa redonda que estuvo moderada por Mª Carmen Lascasas, Socia Directora de Elece Legal, y un turno de preguntas y debate en el que se discutió sobre la responsabilidad penal del Compliance Officer, la composición del órgano de cumplimiento o la experiencias en países de nuestro entorno.